Noticias

Una cocina pequeña también puede ser tu cocina ideal

Hay quien dice que el talento culinario se tiene o no, porque convertir unos ingredientes en un plato apetecible no deja de ser un arte. Pero lo cierto es que hasta el menos mañoso puede hacer grandes cosas con un poco de práctica, entusiasmo y, sobre todo, una buena cocina. Y, para ello, no necesitamos muchos metros cuadrados, al contrario de lo que nos han hecho creer los cada vez más célebres programas televisivos y las revistas de decoración. Por eso, desde Cuida Tu Casa traemos las tres claves que necesitas para hacer, de una cocina pequeña, tu cocina ideal.

La distribución óptima

Los pasos básicos que debe seguir todo cocinero que se precie son: sacar los ingredientes de la nevera, lavarlos en el fregadero, cortarlos en la encimera, cocinarlos al fuego y emplatarlos; pasos que pueden multiplicarse en caso de hacer más de una elaboración al mismo tiempo. Por ello, el que cocina no para de moverse de un sitio a otro y necesita que la disposición de los muebles esté a su gusto y sea lo más cómoda posible, para lo que existen cuatro tipos principales de distribución: forma de “I”, una sola línea; la forma de “L”, en esquina; la forma de “U”, con dos esquinas; y la forma de “II”, dos encimeras paralelas enfrentadas. Ante estas opciones, está demostrado que una cocina en forma de “U” es la más eficiente, aunque esta modalidad no siempre resulte viable, ya que el espacio de la cocina debe ser rectangular y ninguna de las puertas (de paso o de terraza/balcón) pueden dar al lado corto.

Diferenciar las áreas de actuación 

Dentro de los cinco pasos del proceso de cocinado, algunos están predeterminados, como el frigorífico, el fregadero o el fogón, siempre teniendo en cuenta dónde prefiera instalarse. Pero con lo que más se puede jugar es con los espacios que les rodea, es decir, la zona de cortar, la de emplatado y la de secado. Aquí la clave es que la más importante tenga el doble de tamaño que las otras dos, para así poder trabajar con más comodidad y espacio en la zona que más vaya a utilizarse.

Armarios eficientes

Otro aspecto en el que a menudo no reparamos dentro de la cocina es el almacenaje, tanto de productos de alimentación como de utensilios de cocina. Se trata de elementos que, en el caso de una cocina pequeña o mediana, deben ahorrar espacio y ser cómodos para el usuario a la hora de acceder a ellos. Porque tener que ponerse de puntillas y estirarse hasta no poder más o tirarnos al suelo para llegar al fondo de un armario nos quita tiempo a la hora de cocinar y, peor aún, calidad de vida.

Por eso, contar con armarios cómodos y eficientes resulta tan necesario. Hoy en día, existen multitud de opciones diferentes con las que podemos lograrlo, adaptándonos siempre a las características de nuestra cocina. Los armarios inferiores son una buena opción para aprovechar el espacio que ha quedado vacío debajo de las encimeras. Sin embargo, para evitar posturas molestas, hay que pensar bien qué distribución se pone en el interior de los mismos: optar por las estanterías es una opción que suele ser más barata, aunque menos accesible en la parte del fondo, mientras que los cajones, que resultan algo más caros, merecen la pena puesto que facilitan el acceso a toda su capacidad sin necesidad de agacharse y, además, permite ver todo lo que se guarda en el interior de un simple vistazo.

La entrada Una cocina pequeña también puede ser tu cocina ideal se publicó primero en Fotocasa.es Blog.


Fuente: Fotocasa

error: Contenido protegido